¿SACERDOTE YO? ¿Y SI DIOS ME LLAMA? ¿TENGO QUE DEJAR TODO? PERO ¿POR QUÉ YO Y NO OTRO?

Seguramente te has preguntado esto y por eso estás aquí. Felicidades, es el primer paso para la aventura vocacional  a la que Cristo te invita. Hace falta muchos jóvenes que quieran entregar su vida por muchos, que quieran dar su vida por una causa más grande y noble que es el Reino de Dios.

NO ME CONVENCE MUCHO…

No tratamos de convencerte, sino de ofrecerte un camino para que le respondas a Dios. Si sientes su llamado, no te resistas, sabemos exactamente cómo te sientes. Así como tú, muchos ya han pasado por esta inquietud, pero no todos responden a esta gran misión de ser sacerdote.

 

 

BUENO, Y ¿CUÁL ES EL CAMINO?

 

 

El camino que te ofrecemos para responderle a Dios, si es que tienes la inquietud por la vida sacerdotal,  es sin duda el Preseminario.

Este  espacio es para nosotros el más importante del año, ya que te ayudamos a discernir sobre tu posible vocación sacerdotal, y si es el caso, podrás solicitar el ingreso al Seminario para profundizar cada vez más tu discernimiento vocacional. Ten presente por qué quieres entrar.

Durante ocho días, la Pastoral Vocacional, apoyada por sacerdotes, seminaristas, psicólogos del Seminario y laicos en general, te motivaremos y acompañaremos para esclarecer las inquietudes que tengas por la vida sacerdotal.

 

 

¿QUÉ ESPERAS?  INSCRÍBETE YA